Hilanderas y tejedoras aymara de Arica y Parinacota lanzan colecciones de alta costura

  • Se trata de las colecciones ponchos y ruanas y Puska Casa, creadas gracias a un programa de alianza productiva con la Fundación Artesanías de Chile e INDAP Arica y Parinacota.  

Un grupo de 21 artesanas hilanderas y tejedoras aymara de Arica y Parinacota, la Fundación Artesanías de Chile e INDAP cerraron un programa de alianza productiva que ahora les permite contar con dos colecciones de productos: ponchos y ruanas y Puska Casa, las cuales fueron lanzadas mediante la tienda virtual de fundación.  

Este convenio se desarrolló durante un año y buscó establecer un vínculo entre las partes para que las artesanas tuviesen relaciones comerciales formales, transparentes y sustentables en el tiempo en el rubro artesanía y comercializar sus prendas tanto a través de la web de la fundación, como de su tienda física.  

Las artesanas pertenecen a ocho talleres en los que se trabaja la fibra de alpaca, hilada manualmente o en Puska; tejido ancestral aymara de gran calidad en cuya oferta incluyen distintos diseños de bufandas, chales, ponchos, ruanas, fajas, cintillos y frazadas. 

Las materias primas que trabaja esta comunidad responden a una tradición textil reconocida como propia de esta localidad y que se diferencia de los demás territorios con alta presencia del pueblo aymara, como la región de Tarapacá, donde la materia prima utilizada es prioritariamente importada. 

Al respecto el SEREMI de Agricultura de Arica y Parinacota; Jorge Heiden, destacó los importantes avances que se puede tener cuando se trabaja en conjunto, como en este caso, que en un breve período y en condiciones difíciles, como es la emergencia sanitaria por Coronavirus, ya cuentan con colecciones de alta costura.  

En tanto el director regional de INDAP; Juan Horacio Grant y la directora ejecutiva de la Fundación Artesanías de Chile, Claudia Hurtado, coincidieron en que este primer año de trabajo ha sido intenso y de importantes logros. “Las 21 artesanas han alcanzado metas que nunca imaginaron, como confeccionar prendas para el hogar y vestimenta de alta costura. Además, han aprendido a combinar colores naturales rompiendo sus propios paradigmas en cuanto al diseño y los tonos. Por otra parte, están llegando a segmentos de altos niveles de ingresos que pagan lo que realmente valen sus trabajos y eso les permite soñar”, indicó Grant.  

El orgullo de un primer año de aprendizaje 

Para Luzmira Mamani este primer año de trabajo con INDAP y la Fundación Artesanías de Chile ha sido realmente importante: “No sólo aprendimos mucho de diseño, sino que, además, tuvimos la oportunidad de vernos y afiatarnos como grupo”.   

Por último, y en un sentido discurso, tras el cual mostró a los asistentes a la ceremonia las colecciones creadas, explicó que durante este período se trabajó en la comercialización de los productos que realizan y en la importancia de reconocer todos los procesos para llegar al producto final.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *