Seremi de Salud refuerza fiscalizaciones a establecimientos educacionales con el fin de asegurar condiciones sanitarias

Recién iniciadas las clases para la gran mayoría de los estudiantes de la región, la Seremi de Salud de Arica y Parinacota reforzó las fiscalizaciones de los establecimientos educacionales en materia de alimentos, condiciones sanitarias, ambientales y de seguridad en el trabajo, así como Ley del Tabaco, con el fin de asegurar la salud de la población pre escolar, escolar y superior.

Fue así como la Seremi Claudia Torrealba, junto a un fiscalizador sanitario, llegó hasta el colegio San Marcos para constatar en terreno las instalaciones de los baños, cocina, comedor y vías de escape.

Según explicó la autoridad, son 147 establecimientos educacionales los que existen actualmente en la región, entre salas cuna, jardines infantiles, colegios, liceos, centros de formación técnica y universidades, por lo que se espera llegar a una cobertura del 65 por ciento de fiscalizaciones para este año, a diferencia del 2018 que se inspeccionaron 84 establecimientos, equivalente al 57% del total.

“Como Autoridad Sanitaria estamos muy preocupados en velar por el buen entorno de las medidas sanitarias básicas con que deben contar los establecimientos educacionales, pero también nos interesa mucho promover los estilos de vida saludables, basados principalmente en una alimentación sana y nutritiva, dejando de lado la comida chatarra, que hoy por lo demás está prohibida en los colegios”, indicó.

Para el director del colegio San Marcos, Luis Santos, esta tarea de fiscalización fue muy bien recibida por cuanto siempre han tenido preocupación por las condiciones sanitarias del establecimiento, especialmente este año, que innovaron con una cocina saludable.

“Estamos muy contentos como unidad educativa, ya que hoy contamos con un equipamiento nuevo, el cual asegura el manejo inocuo de los alimentos, sin contaminación alguna, por lo que hacemos un llamado al resto de los colegios a que se sumen a esta iniciativa con el fin además de ofrecer una dieta saludable tanto para nuestros alumnos, como para nuestros profesores”, puntualizó.

NORMATIVA

Cabe destacar que las fiscalizaciones se enmarcan en los decretos 289, 594 y 977 del Ministerio de Salud, sobre condiciones sanitarias mínimas en establecimientos educacionales, condiciones sanitarias y ambientales de lugares de trabajo y Reglamento Sanitario de los Alimentos y sus modificaciones.

De no cumplir con la normativa, las multas van desde una a mil UTM, es decir de 47 mil a 47 millones de pesos, sin perjuicio de otras medidas tales como clausuras y paralización ante infracciones que tengan un evidente riesgo para la salud.

Al interior de los colegios se puede vender todo lo que no esté rotulado con los discos negros de advertencia (etiquetado nutricional) y se prohíbe la elaboración de elementos altos en grasa, como los completos u otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *