Inspección del Trabajo inicio investigación en torno a condiciones laborales del “señalero” fallecido en Chungará

15 enero 2019
Con la presencia de un fiscalizador de la Inspección del Trabajo de Arica y Parinacota, que constató la obligación de paralización de obras que ordena a un empleador en el caso de un accidente fatal, se dio inicio al protocolo para indagar las condiciones laborales en que falleció Cesar Fausto Choque Choque, a la espera del informe del Servicio de Salud que deberá determinar las causas que originaron el lamentable deceso del trabajador de nacionalidad boliviana, que realizaba labores de “señalero” en la ruta 11 CH, en las proximidades del Complejo Fronterizo Chungará.

El seremi (s) del Trabajo y Previsión Social de Arica y Parinacota, Jorge Cartagena, indicó que de acuerdos a protocolos vigentes para casos donde existe el fallecimiento de un trabajador en su lugar de trabajo, “lo primero es que la Inspección del Trabajo constata el cumplimiento del circular N° 3335 de la SUSESO, que obliga al empleador como responsable de parar la obra, y que en este caso es la empresa Besalco S.A”.

La directora regional (s) del Trabajo, Carmen Montecinos, añadió que el fiscalizador en un plazo de investigación breve, dará cuenta de las condiciones contractuales en que se desempeñaba el trabajador fallecido, es decir si tenía contrato, visa de trabajo, y si contaba con los elementos de seguridad necesarios para faenas en zonas extremas.

En ese punto, el seremi (s) Cartagena explicó que las medidas de protección, son las establecidas en la Ley 16.744 y su cuerpo legal, “por lo que es clave el informe del fiscalizador, para establecer el grado de cumplimiento por parte de la empresa”.

Respecto a las versiones de que el fallecimiento habría sido causado por un rayo, desde la Dirección Regional del Trabajo se informó que la causa es materia de la investigación del Servicio de Salud, luego que el Servicio Médico Clínico LifeMed, constató la muerte del “Señalero” a las 19:30 horas de este lunes 14 de enero, luego que un compañero de trabajo lo encontrara “desvanecido” al interior de su caseta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *